ENFERMERÍA ESCOLAR

¿QUÉ HACE UNA ENFERMERA ESCOLAR EN UN CENTRO EDUCATIVO? 

La inclusión de la figura del profesional de enfermería en los centros educativos sirve de apoyo al equipo docente para el desarrollo de programas que mejoren los estilos de vida de la población escolar, asumiendo para ello una TRIPLE FUNCIÓN: función asistencial, de promoción de la salud y de prevención de enfermedades y conductas de riesgo.

A nivel asistencial, diariamente realizamos nuestra propia Historia de Enfermería con todas las incidencias ocurridas y protocolos de actuación concretos para cada grupo escolar. También controlamos a los alumnos con alguna enfermedad crónica (diabetes, asma, epilepsia, alergias, TDAH, etc.) para su normalización dentro del centro con la consiguiente recogida y custodia de informes médicos, autorizaciones de administración de medicamentos, etc.

A nivel de promoción de la salud y prevención de la enfermedad actuamos a través de Programas de Educación Para la Salud enfocados a alimentación, sexualidad, consumo de drogas, primeros auxilios etc. Con estos programas dentro de la escuela y, sobre todo, en la atención del día a día, estamos asegurando una continuidad en la formación de los alumnos en temas de salud. Así, año tras año, estos conocimientos se van ampliando y afianzando hasta convertirse en hábitos de vida saludable, lo que hace de estas acciones continuas un motor de cambio mucho más eficaz que una campaña de salud puntual.

Por tanto, además de la labor meramente asistencial en accidentes y urgencias que ocurran a todo el alumnado o comunidad educativa, dentro del horario escolar, también somos una herramienta útil en la identificación precoz de problemas de salud para su correcto manejo y derivación, actuando así como nexo de unión o agente mediador entre el centro educativo, familias y resto de organismos sanitarios de la comunidad.

La etapa de la niñez y adolescencia es delicada y vulnerable, pues la población se encuentra en proceso de formación de creencias, hábitos y competencias, que permitirán desarrollar su propio autoconcepto. Está demostrado que los niños y jóvenes que son sanos física y emocionalmente tienen más autoestima que aquellos que no poseen las mismas ventajas. De ahí, que la figura de la enfermera escolar signifique no sólo la aportación profesional de conocimientos, sino una apuesta por la calidad de la Educación para la Salud.

En definitiva, si nuestros niños son el futuro, ¡qué mejor que sean un futuro saludable!

 

ACTIVIDADES E INFORMACIÓN

OTROS ENLACES DE INTERÉS

Documentación de interés: 
AdjuntoTamaño
PDF icon Protocolo enfermeria centro revisado.pdf67.2 KB
Última modificación: 23/04/2018 - 11:43